Los beneficios del Pilates para embarazadas


Durante el periodo de gestación, las mujeres experimentan muchos cambios psicológicos y físicos. El cuerpo empieza a perder elasticidad, el organismo comienza a hincharse y retener líquidos y el peso que se soporta en el vientre perjudica a la postura de la columna. Por ello, es recomendable practicar una actividad física moderada y suave durante el segundo trimestre del embarazo para mejorar la salud tanto de la madre como del niño.

Está comprobado que realizar actividades específicas como Pilates para embarazadas ayuda a la correcta alineación del cuerpo, a ganar tono muscular para no perder tonicidad y, sobre todo, favorece a la relajación, respiración y concentración de la madre.

Las clases de Pilates para embarazadas permiten realizar ejercicios suaves para fomentar el riego de la sangre, tonificar los brazos, piernas y tobillos y fortalecer la parte de la pelvis de cara al parto. Todos estos ejercicios guiados por un fisioterapeuta especializado ayudan a prevenir molestias y aliviar dolencias durante el embarazo como, por ejemplo, lumbalgías, cistitis, dolores abdominales y de cuello.

Los movimientos que se practican en las clases de Pilates para embarazadas son muy beneficiosos ya que corrigen la postura, mejoran la circulación sanguínea, fortalecen la musculatura, incrementan la flexibilidad y coordinación y enseñan a trabajar la capacidad torácica para mejorar la respiración

No obstante, no es aconsejable comenzar a practicar Pilates en el primer trimestre de gravidez ya que es cuando más riesgos de complicaciones se pueden dar. Por ello, siempre bajo la certificación de un sanitario es recomendable empezar a realizar ejercicios de Pilates para embarazadas en el segundo trimestre ya que es cuando el abdomen comienza a expandirse y las articulaciones se vuelven más flexibles.

Nuestro consejo es que las mujeres que deseen practicar estos ejercicios tan saludables tanto para las madres como para los niños lo realicen en un centro especializado de fiseoterapeutas donde en las clases no haya más de 4 o 5 personas para que los profesionales puedan en todo momento supervisar los movimientos y corregir las posturas. Es imprescindible que la persona responsable de dirigir las clases de Pilates para embarazadas sea un fisioterapeuta experto, por ejemplo, el centro de Pilates Innofisio realiza Pilates para embarazadas en Madrid.




http://bienestar.blogs.elle.es/2015/03/04/los-beneficios-del-pilates-para-embarazadas/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *